Pedro Carretero funda Joquer, como una pequeña empresa familiar. Su actividad comienza con la producción de sofás, butacas y elementos auxiliares de tapicería que, seis años más tarde, pasarán a exportarse a diversos países de Europa. La fábrica y sede de Joquer se trasladan a Viladecans, localidad donde la empresa se encuentra desde entonces. Durante todo este proceso de crecimiento y evolución las raíces mediterráneas de Joquer permanecen intactas. La mezcla entre modernidad y tradición artesana, entre valores familiares y visión empresarial, constituye la esencia que se transmite en cada uno de sus productos. Una mirada propia que conquista el espacio. Es una exhibición de personalidad y carácter, expresada a través de formas que rinden homenaje a la arquitectura y juegan con los materiales, los volúmenes y los contrastes. Singular es abrir la puerta a un mundo urbano de elegancia cosmopolita, sin renunciar a la comodidad. Es el diseño en su versión más sofisticada.

Mostrando todos los resultados 31